TARIFA PARA GRUPOS (Máximo 13 personas) Piso completo 200€ Temp. Alta y 180€ Temp. Baja
LLAMAR

evitar-ampollas-Camino-de-Santiago

Consejos para evitar las ampollas en el Camino de Santiago

Sin importar la ruta que hayas decidido tomar para tu recorrido en el Camino de Santiago, la preparación física es un aspecto esencial en tu planificación. No sólo es necesario que te encuentres en buen estado físico, sino que también cuentes con los elementos necesarios para tener tu propio kit de emergencias.

Sufrir ampollas es un mal muy común que afecta a muchos peregrinos por las largas horas de caminata y la dificultad del terreno. Sin embargo, puedes tomar algunas medidas que te ayuden a prevenir la aparición de las incómodas ampollas.

¿Por qué salen ampollas?

Para evitar que te salgan ampollas durante tu recorrido, es importante que entiendas las causas que las originan, así evitarás que tu peregrinación se vea afectada por esta incomodidad.

  • Humedad dentro de la bota. Producida por la excesiva transpiración del pie, sobre todo en verano a causa de las altas temperaturas.
  • Roce constante entre el pie, la bota y los calcetines. Si los zapatos no son los apropiados, o dejan arrugas a la hora de ponerse el calcetín, se propicia un roce constante durante la caminata que conlleva a la aparición de ampollas.
  • Calzado demasiado grande. Si las botas no quedan perfectamente ajustadas al pie, se moverán constantemente con cada pisada, generando fricción que produce ampollas.

Consejos para evitar la aparición de ampollas durante tu recorrido

Si bien la posibilidad de que te aparezcan ampollas siempre está presente, existen algunas acciones preventivas que puedes tener en cuenta, y que te ayudarán evitarlas.

  • Elige el zapato adecuado: Tu calzado debe ser resistente y ofrecerte impermeabilidad. Es altamente recomendable que lleves tres tipos de zapatos contigo, y puedas alternarlos según el tipo de terreno al que te enfrentes. Adicionalmente a las botas de senderismo, se aconseja el uso de zapatillas deportivas y sandalias descubiertas que ayuden a tu piel a respirar correctamente.
  • Usa el calzado al menos dos meses antes del inicio de tu recorrido: Jamás debes usar zapatos nuevos para el recorrido. Al comenzar a usarlos unas semanas antes te estarás asegurando que son los ideales para ti, y no tendrán la dureza que suele tener un calzado nuevo.
  • Aplica vaselina y talco: este es el truco de muchos peregrinos, aplica un poco de vaselina en los bordes de tu calzado y talco en su interior, esto reducirá la humedad y previene el roce que genera las ampollas.
  • Presta atención a tus calcetines: usa únicamente calcetines de algodón totalmente lisos, sin costuras que puedan producir roces incómodos. Igualmente, a la hora de colocarlos verifica que no se arruguen.

Recorrer el Camino de Santiago es una vivencia increíble que te permitirá poner a prueba tus límites a la vez que tienes un encuentro espiritual. Al prepararte adecuadamente para tu recorrido estarás asegurándote de disfrutarlo al máximo sin sufrir inconvenientes.

¿Cómo evitar las ampollas en el Camino de Santiago?
5 (100%) 1 vote

Artículos relacionados