TARIFA PARA GRUPOS (Máximo 13 personas) Piso completo 200€ Temp. Alta y 180€ Temp. Baja
LLAMAR

La Mochila en el Camino de Santiago

Se acerca el día de tu salida como peregrino y aún no has terminado de completar tu equipaje. Si no sabes qué llevar y qué dejar en casa, aquí te explicaremos cómo funciona la regla del 10% para las mochilas en el Camino de Santiago.

Esta sencilla regla te ayudará a equilibrar las cargas que llevas en la espalda y a reducir el peso. Una vez que lo apliques, será más fácil mentalizarte a guardar solo lo imprescindible.

Camina ligero y sin cargas

El principio del 10% en tu mochila es también una actitud y mentalidad minimalista que te ayudará a llegar a tu meta, sea cual sea el camino, las distancias o las etapas que decidas recorrer.

A la hora de decidir con qué llenar la mochila, no debes sobrepasar el peso total que puedes cargar en tu espalda. Esta carga tiene un límite y superarla le añadirá molestias a tu columna vertebral, rodillas y hombros.

¿Qué es la regla del 10%?

Esta regla recomienda solo cargar cerca del 10% de nuestro peso en la espalda. Es decir, un promedio de entre 7,5 a 8 kg de carga para los hombres y de 6 a 6,5 kg para las mujeres.

Puede que la mochila no te parezca pesada al principio del recorrido. Sin embargo, piensa cómo te sentirás después de varios días o semanas cargando una mochila que supera este límite del 10% durante tus caminatas a lo largo de kilómetros y kilómetros.

La mochila adecuada

Sobrepasarse en la mochila es uno de los errores más frecuentes de los peregrinos que hacen por primera vez el recorrido. Mientras más largo sea tu trayecto a pie, más ligero debe ser tu equipaje. Así que pésate y calcula qué meter y qué dejar.

Ten en cuenta que al escoger la mochila, el mejor modelo es aquel que permite que te lo sujetes en la cintura para distribuir adecuadamente el peso en la espalda y hombros.

¿Cómo y qué meter en tu mochila?

Llegó el momento de hacer la mochila. Coloca el saco de dormir primero y luego la ropa. Las piezas pequeñas ubícalas en los bolsillos a los lados.

No es necesario que lleves muchos cambios de ropa, pues hay muchas facilidades para que laves tu ropa 2 o 3 veces a la semana en los albergues y hospedajes.

  • Usa ropa con tejidos ligeros y que sean fáciles de secar.
  • Si haces el Camino entre mayo y octubre, tu mochila debe ser menos pesada debido al verano.
  • Si lo haces entre noviembre y abril necesitarás ir con más abrigo y peso en la ropa.

¿Qué no debe faltar en tu mochila?

  • Saco de dormir para el verano (para 15°) o para invierno (6° o menos)
  • Calzado adecuado (para trekking)
  • Toalla ligera
  • 2 camisetas de manga corta y 1 de manga larga para el verano.
  • 3 camisetas manga larga si es invierno
  • 2 pantalones o mallas. Uno corto o deportivo y uno largo con cierres o velcro, que se pueda desmontar (verano). Solo largos y de montaña para invierno.
  • 2 a 4 piezas de ropa interior
  • 3 cambios de calcetines.
  • Jersey, chaqueta, impermeable.
  • Pinzas para colgar la ropa
  • Imperdibles para que la ropa se seque fuera de la mochila mientras caminas.

A lo largo de tu aventura como peregrino, pasarás por muchas ciudades y villas, así que puedes comprar allí lo que necesitas. No tienes que llevar todo desde casa.

Si decides llevar equipaje porque harás también turismo, una opción es usar los servicios de transporte existentes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies