TARIFA PARA GRUPOS (Máximo 13 personas) Piso completo 200€ Temp. Alta y 180€ Temp. Baja
LLAMAR

portomarín-palas-de-rei-camino-francés-etapa

Las diferentes rutas que llevan a la ciudad de Santiago de Compostela están llenas de parajes y vistas impresionantes que hacen de su recorrido una experiencia inolvidable. La oportunidad de estar en contacto con gran variedad de culturas y probar su rica gastronomía complementa este recorrido.

7 cosas que no te puedes perder en tu recorrido del Camino

1.    Caminar entre los viñedos

Cada una de las rutas que llevan a Santiago tiene una variedad de hermosos viñedos que te permitirán visitar las mejores bodegas de Europa. Si te decides por el Camino del Norte encontrarás los viñedos donde se elabora el txakoli, mientras que el Camino Portugués tiene un tramo que recorre las inmediaciones de las bodegas de Oporto. Por otro lado, el Camino Francés recorre la Rioja.

2.    Ver el Cantábrico

En el Camino del Norte te permite tener el Cantábrico a tus pies, ya que el recorrido comienza en el borde de la costa Cantábrica a escasos metros sobre el nivel del mar. Esta espectacular ruta termina en Castro Urdiales donde no puedes perderte la oportunidad de darte un refrescante baño en sus aguas.

3.    Degustar el pulpo

La gastronomía propia de las localidades que se encuentran a lo largo del camino es una verdadera delicia. El pulpo es uno de los platos más reconocidos, pero además podrás disfrutar de las ricas empanadas, el queso de Arzúa y el licor de café.

4.    Visitar el faro de Finisterre

fisterra-peregrinación-camino-santiago

fuente: costameiga

Aunque para muchos el recorrido termina al llegar a la ciudad de Santiago de Compostela, alargar ligeramente tu peregrinaje valdrá la pena si decides llegar hasta Finisterre, lugar considerado como el fin de la tierra por los romanos. La vista desde el faro es sin duda impresionante, además de ser un edificio considerado un faro de primer orden construido en 1853.

5.    Entrar al Monasterio de Samos

Ubicado en el Camino del Norte, este increíble monasterio fue construido entre los siglos XVI y XVII. Su arquitectura es una verdadera joya que no puedes dejar de visitar para recorrer y sorprenderte con cada uno de sus rincones.

6.    Pasar una noche frente al muelle de Pontedeume

Sin importar qué lugares hayas elegido para tu estancia durante el recorrido, la experiencia no estará completa hasta que hayas dormido en alguno de los albergues. En el Camino Inglés te encontrarás algunos con una increíble vista al mar en Pontedeume, despertar y ver este impresionante amanecer te renovará las energías para seguir tu viaje.

¿Te ha gustado? Tú opinión nos importa 😉