TARIFA PARA GRUPOS (Máximo 13 personas) Piso completo 200€ Temp. Alta y 180€ Temp. Baja
LLAMAR

De los platos típicos que te acompañarán en el Camino Francés, el caldo gallego es sin duda uno de los más nutritivos y más servidos a los peregrinos ¿De dónde surge esta receta? ¿Cómo se debe tomar? ¿Qué contiene?

Empezaremos por contarte que este potaje de verduras cocidas está elaborado con repollos, grelos, patatas, berzas y puede llevar frijoles blancos. Como soporte del caldo tiene manteca de cerdo y se le puede agregar chorizo o panceta.

El caldo gallego: perfecto para reponer energías

La receta de este caldo es original de Galicia. Es ideal para reponer las energías y entrar en calor en los días más fríos o invernales a lo largo de la ruta del Camino Francés hacia Santiago de Compostela.

Se debe consumir bien caliente, como plato único y en una vajilla honda o tazón de barro. Forma parte de la gastronomía que es ofrecida tradicionalmente a los peregrinos para que repongan sus energías después del largo camino o para que contrarresten las bajas temperaturas.

¿Cómo se prepara?

Junto al cocido gallego, el lacón con grelos y el pulpo a feira, el caldo gallego es una de las recetas más saludables y sencillas de preparar. En invierno es un plato perfecto para consumir después de las faenas, al igual que el cocido maragato del Bierzo.

Puede contener alubias blancas (judías o frijoles), llevar carne o solo cocinarse con verduras. Pueden existir varias presentaciones. Tradicionalmente es un guiso hecho a fuego lento, en una olla de gran tamaño, con todo lo que se tiene a mano en casa.

Sopa del segundo día

La idea del caldo gallego es que pueda consumirse durante varios días, especialmente, al segundo día de su preparación. Este es el momento en el que los sabores son más intensos y el caldo está en su mejor punto para ser servido.

Este plato emblemático de la gastronomía gallega tiene algunas variantes muy populares como la de utilizar los restos del cocido gallego para hacer este caldo. Básicamente lleva verduras de la huerta como nabizas, grelos, repollo y berzas, además de las patatas, frijoles y grasa animal.

¿Se encuentra en todas partes?

El caldo gallego no falta en los hogares, hospedajes, restaurantes y bares ubicados en las distintas etapas del Camino Francés. Su precio es muy accesible y por eso es tan popular, además de tener un delicioso sabor y la cualidad de energizar de inmediato el cuerpo.

Es tan tradicional que se trata de una sopa que es orgullo en Galicia. Así que lógicamente la encontrarás en muchas de las festividades de esta región que se celebran a lo largo de la ruta a Santiago.

Entre estas festividades tenemos la fiesta del caldo de huesos, en Taboada, Lugo. Esta celebración anual se hace en febrero, en las primeras semanas. Se realiza a la altura de la etapa 6 del Camino Francés, específicamente en el tramo Monforte de Lemos-Chantada.

Si quieres probar el auténtico caldo gallego, nada mejor que degustarlo en tu próxima peregrinación a Santiago.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies