TARIFA PARA GRUPOS (Máximo 13 personas) Piso completo 200€ Temp. Alta y 180€ Temp. Baja
LLAMAR

Como evitar o curar las ampollas durante el Camino de Santiago

estatua ampollas Camino_Santiago

Las ampollas son un mal bastante común en peregrinos después de recorrer varios kilómetros, que pueden prevenirse fácilmente siguiendo algunos consejos. Disfrutar al máximo de tu recorrido por el Camino de Santiago dependerá de la planificación que hayas hecho previamente a tu viaje..

Parte de la preparación es informarte sobre las condiciones del camino, y el esfuerzo al que estarás expuesto. De esta manera, puedes tomar las medidas necesarias para asegurar que podrás solucionar cualquier incidente.

¿Cómo prevenir la aparición de vejigas?

Debes tener en cuenta algunos elementos muy importantes que te ayudarán a prevenir la aparición de ampollas durante tu recorrido en el Camino de Santiago.

  • Elige el calzado adecuado

Es importante que las zapatillas para caminar que vayas a usar sean exactamente de tu talla, si no quedan justo a tu medida, además de causarte incomodidad, harán que se te formen ampollas. Asimismo, no debes usar zapatillas nuevas en tu recorrido.

Si has comprado unas zapatillas especialmente para tu peregrinación, es importante que las uses al menos con tres semanas de anticipación para que el calzado se ajuste naturalmente a tus pies. Durante tus caminatas de entrenamientos es el mejor momento para usarlas.

  • Los calcetines son importantes

Su función es la de proteger la piel del roce de la zapatilla, además de aislar el sudor que se genera con el ejercicio. Es importante que queden bien ajustadas y que no tengan costuras que puedan causar marcas.

¿Cómo curar las ampollas?

Si no has tomado las medidas preventivas ideales, no te preocupes, a pesar de ser molestas, tratarlas es bastante sencillo.

  • Apósitos especiales

Estos productos te harán sentir alivio inmediatamente, y podrás continuar con tu recorrido sin preocupación. Sin embargo, si la ampolla es muy grande, o se ha formado una “burbuja” de líquido no apliques apósitos.

  • Remoja los pies en agua tibia

Esta solución también es una excelente manera de tratar heridas pequeñas, usa agua tibia y sal. La sal tiene propiedades desinfectantes que evitarán que la ampolla o herida empeoren y la mantendrán libre de infecciones.

  • Pincha la ampolla

Si necesitas drenar la ampolla de fluido, puedes usar una aguja previamente desinfectada con alcohol o en un mechero. Asegúrate que tanto tus manos como la zona afectada estén limpias, desinfecta la herida con yodo o alcohol yodado. Después, pincha haciendo un pequeño agujero y presiona ligeramente para ayudar a expulsar el líquido.

Evita retirar la piel, deja que cicatrice. Limpia con un desinfectante, y cúbrela con una gasa si necesitas continuar el recorrido. Si tienes tiempo, déjala al aire libre para que seque más rápido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies