TARIFA PARA GRUPOS (Máximo 13 personas) Piso completo 200€ Temp. Alta y 180€ Temp. Baja
LLAMAR

Lesiones más comunes durante el Camino de Santiago

lesiones _Camino_Santiago

Las diferentes rutas que llevan a la ciudad de Santiago de Compostela son, en su mayoría, zonas rurales con hermosos paisajes y terrenos que pueden representar un verdadero reto para los peregrinos.

Una buena preparación física puede ayudarte a prevenir lesiones, sin embargo, debes saber que estas siempre son una posibilidad. Por ello es clave que, además de la preparación física, conozcas las lesiones más frecuentes que se presentan y así puedas estar atento para evitarlas o tratarlas oportunamente.

Ampollas:

A pesar de no ser graves, son sumamente incómodas y si no se tratan a tiempo pueden dificultar el traslado o incluso inmovilizar. Son muy comunes entre peregrinos, aunque existen varios trucos que te ayudarán a prevenir estas lesiones:

  • Evita usar calzado nuevo. Úsalo al menos dos meses antes de tu peregrinación, preferiblemente durante caminatas de senderismo para prepararte.
  • Aplica vaselina en el talón y bordes del pie antes de ponerte el calcetín, esto aislará el incómodo roce que lleva a la aparición de ampollas.
  • Mantén siempre los pies secos, la humedad aumenta las posibilidades de sufrir ampollas.

Tendinitis:

La tendinitis se presenta a causa de una sobrecarga de peso o esfuerzo en alguna parte del cuerpo, y consiste en una inflamación del tendón. Por lo general, ocurre cuando se lleva una vida muy sedentaria y se hace un esfuerzo físico de la nada sin preparación previa.

Puedes prevenir estas lesiones con estos consejos:

  • Prepárate antes de hacer el recorrido, lo recomendable es que camines una hora diaria, al menos 3 meses antes de tu peregrinación.
  • Haz ejercicios de calentamiento y estiramiento antes y después de cada jornada.
  • Mantente hidratado en todo momento
  • Planifica tus etapas de modo que el ejercicio sea gradual, comenzando con recorridos cortos.

Esguinces y torceduras como posibles lesiones

Por lo general se presentan a causa de un accidente, como una caída o por haberse resbalado. Tomando estas medidas reducirás el riesgo de sufrir una de estas lesiones:

  • Utiliza un par de palos de senderismo: estos te ayudarán a minimizar el impacto que sufren tus articulaciones y durante las bajadas te facilitan a mantener el equilibrio, por lo que reduces las posibilidades de caer.
  • Usa zapatillas deportivas de media caña: estas protegerán tu tobillo, evitando las torceduras. Es importante que sean botas de senderismo con una buena sujeción para mantener el pie en su lugar.

Si bien los accidentes pueden ser completamente imprevisibles, tener una buena condición física reducirá significativamente el riesgo de sufrir uno. Prepárate y estate muy atento al Camino, de esta manera evitarás posibles lesiones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies