ampollas camino

Si hay algo a lo que todo peregrino teme son las ampollas. El poder destructivo que conlleva tener una ampolla puede llegar a ser devastador, pueden hacer que cada paso que se da sea un real calvario, pero la buena noticia que te traemos hoy es que estas se pueden prevenir.

En este post te brindaremos información acerca de cómo evitar su aparición y si ya llegase a ser muy tarde, también te explicaremos el material necesario que deberás llevar contigo para curarlas.

¿Cómo prevenir la aparición de ampollas?

Las causas principales de la formación de ampollas son el roce, la presión y el sudor. Es completamente normal que tras caminar durante horas estos tres factores existan y sobre todo si no estamos acostumbrados o tenemos la piel delicada.

Para prevenir la aparición de las ampollas debemos seguir las siguientes recomendaciones:

  • No estrenar calzado nuevo y usar siempre la talla correcta. Lo ideal es un zapato que ya hayamos usado pero que no se encuentre desgastado.
  • Usar un calcetín fino y encima de este otro más gordo para evitar la fricción que se produce entre el calcetín y la bota.
  • Usar vaselina, ungüentos o cremas especiales en las zonas donde suelen aparecerte las ampollas, de esta forma evitarás el rozamiento más intenso.
  • Si se usan botas, mantener los tobillos bien apretados para evitar roces.
  • Si ya eres propenso a que te salgan, protege o envuelve esas áreas con apósitos para evitar que la fricción de la caminada cause ampollas.
  • Asegúrate de tener los pies secos. Al detenerte a descansar, es bueno que te descalces y airees los pies, al final del día masajear los pies con alguna crema hidratante también ayuda.
  • No ducharte antes de comenzar tu caminata diaria ya que el agua ablanda la piel y queda más expuesta y propensa a la aparición de ampollas.

¿Cómo curar las ampollas?

Si la ampolla no te molesta, protégela simplemente con un vendaje o parche, pero si se torna molesta o dolorosa, esto es lo que debes hacer:

Calienta con un mechero una aguja, imprégnala de alcohol y enhébrale un hilo mojado en Betadine. Atraviesa la ampolla de un lado al otro dejando el hilo por dentro de ella. Al final del proceso aplica Betadine en toda la zona.

No retirar la piel que recubre la ampolla nunca ya que es la defensa natural que posee para evitar infecciones. Deja que se caiga sola.

Sumergir los pies en agua tibia con sal también refuerza el proceso de curación ya que la sal es un desinfectante natural. Esto ayuda hasta cuando solo se tienen rozaduras.

Botiquín para el cuidado de los pies

Es recomendable llevar un pequeño botiquín con todos los implementos necesarios para curar posibles lesiones, ampollas o rozaduras. En él debemos meter: alcohol, gasas para hacer un vendaje en caso de llegar a sufrir alguna lesión, parches anti rozaduras, pomada antibiótica para heridas, aguja, hilo, un mechero, Betadine y vaselina o algún ungüento parecido.

¿Cómo actuar contra las ampollas en el Camino?
¿Te ha gustado? Tú opinión nos importa 😉

Artículos relacionados