TARIFA PARA GRUPOS (Máximo 13 personas) Piso completo 200€ Temp. Alta y 180€ Temp. Baja
LLAMAR

Un lugar tan mágico y hermoso como lo es el Camino de Santiago con sus cientos de kilómetros, no podría menos que ser partícipe de la historia del mundo de una manera muy especial. Y es que desde hace siglos son cada vez más los peregrinos que visitan sus múltiples rutas con un solo objetivo, obtener la Compostela.

Sin embargo, lo que no todos saben es que detrás del Camino de Santiago se esconden muchas leyendas es historias, y una de las más fascinantes de todas es la del lobo protector de peregrinos ¿Habías oído hablar sobre ella?

Cuenta la leyenda…

Hace muchos años la Península Ibérica era un territorio poblado de manadas de lobos, a diferencia de hoy en día cuando de hecho es una especie protegida. En aquel tiempo, cuenta la historia que un peregrino proveniente de Lapurdi en el País Vasco, se encontraba realizando su recorrido muy cerca de Roncesvalles, al norte de los Pirineos.

Pero en aquel tiempo estas tierras se consideraban bastante peligrosas por la presencia de bandidos, algo que sus peregrinos sabían muy bien, por lo cual este joven se refugió en un albergue donde decidió pasar la noche.

Sin embargo, cuando ahí se encontraba de pronto conoció a otro joven peregrino que buscaba alojamiento, y haciendo gala del espíritu de hospitalidad decidió compartir su habitación y realizar el resto del recorrido en su compañía.

La traición

Lo que no se esperaba este joven es que a la mañana siguiente en cuanto ambos se internaron por rutas desoladas, el supuesto amigo no era más que un malhechor quien al darse cuenta de que el peregrino con muy poco contaba, lo hirió de gravedad y lanzó a una ladera.

Desangrándose y a punto de morir, el peregrino pensó que ya nada peor podría suceder cuando divisó una manada de lobos enfurecidos a pocos metros. La única arma que tenía este peregrino era su fe, por lo cual se encomendó al apóstol y le pidió que lo protegiera.

Como respuesta, uno de los lobos de la manada, el de los ojos más luminosos ahuyentó al resto para que el peregrino pudiera llegar tranquilo a las puertas de la muerte.

Pero la historia continua

El desalmado malhechor siguió su camino por las rutas jacobeas en busca de más víctimas, pero una noche mientras dormía, la manada liderada por el lobo de ojos luminosos se le apareció, degollando al malhechor con sus grandes colmillos para vengar al desafortunado peregrino.

Cuenta la leyenda que un día al año, cada 100 años la manada de lobos, junto con aquel de ojos luminosos reencarnando el alma de Santiago, aúllan toda la noche para recordar a los maleantes a dejar su mal oficio de lado y rememorar la muerte del peregrino.

¿Te suena la leyenda sobre el lobo protector de peregrinos?
5 (100%) 1 vote

Artículos relacionados